English    Русский    Español    Nederlands    Deutsch    Italiano    Français
Header Image

¡El Theater of Infinity™ (Teatro del Infinito) llega a Londres!

Una entrevista con Renata Murez y Nyei Murez, estudiantes de Carlos Castaneda con Greg Johnson y Tomislav Maric

Este elemento evolutivo perteneciente al linaje de videntes del maestro de Carlos Castaneda, don Juan Matus, estará en el Reino Unido el 24 y 25 de noviembre en un seminario de Tensegrity® (Tensegridad), la versión moderna de los movimientos incrementadores de energía conocidos como Magical Passes® (Pases Mágicos), al igual que otras prácticas para expandir la conciencia que don Juan enseñó a Carlos Castaneda, Florinda Donner-Grau, Taisha Abelar y Carol Tiggs. Don Juan era un indio Yaqui vidente y nagual, es decir, el líder de un grupo de hombres y mujeres videntes cuyo linaje se originó en México en tiempos antiguos y cuyas prácticas sostienen una forma de conocimiento dedicada al  incremento de la conciencia y el reconocimiento de la interconexión de todos los seres.

Renata y Nyei son las directoras creativas de Cleargreen, una organización establecida en Los Ángeles fundada por los estudiantes de don Juan con el propósito de patrocinar seminarios y publicaciones sobre la Tensegridad; guiadas bajo la dirección de sus maestros, han codirigido seminarios sobre este evolutivo arte por veinte años. Ellas y su equipo de colaboradores vendrán a Londres para entrenar nuevos instructores en este arte e introducir una nueva capa de los elementos del linaje de don Juan: El teatro del Infinito.

A continuación ellas responderán a las preguntas hechas por Greg Johnson, gerente de Concord Institute en Londres y Tomislav Maric, educador.

Con respecto al seminario del 24 y 25 de noviembre:

  •  ¿En qué consiste el Teatro del Infinito? ¿Qué significaba el Teatro del Infinito para los videntes del México antiguo? ¿Para los videntes de los tiempos modernos?

Nyei:  El Teatro del Infinito tiene sus raíces en los movimientos físicos y energéticos que se originaron en el linaje de don Juan miles de años atrás, secuencias de movimientos en los que uno hace un llamado a la conciencia de otras formas de vida, tales como el      coyote, los crustáceos, la mariposa, el ave, la serpiente emplumada, y así sucesivamente. En estas secuencias, uno de manera momentánea se sale de la perspectiva humana para vislumbrar la conciencia de estas otras criaturas, y así, obtener una visión más amplia de la forma humana y de sí mismo —para ver desde otro punto de vista, por así decirlo. Esto hace al humano o a la perspectiva personal, menos sólida, menos “final”; ya no es la única manera de ver las cosas.  Liberados de la finalidad de tan limitada visión, nos ponemos en contacto con el infinito.

Reni: Esta facilidad de ‘cambiar de forma’ o ‘cambiar de percepción’ como los videntes de los tiempos modernos prefieren llamarla, perteneció una vez a nuestros primitivos ancestros. La identidad humana no estaba tan separada de las otras formas de vida.  El   hombre antiguo experimentó su mundo como una red interconectada de la cual se    sentía   una parte inseparable. Pero, con el tiempo la ‘separación’ y la identificación del ‘yo’ diferente a los otros seres conscientes tuvo lugar y los chamanes videntes, al desear            acercarse una vez más al poder de un mundo interconectado (un mundo que hoy en día aún reside en nuestros genes), practicaron formas de movimientos que les dieron la posibilidad de regresar a un estado de interconexión.

Hoy en día se practican versiones más modernas de estas formas, las cuales tienen un efecto similar – sacudir los cimientos, por así decirlo, de nuestra única identidad, nuestra manera de ser y actuar en el mundo, y así hacernos más fluidos y capaces de percibir y operar con mayores posibilidades funcionales.

Y este es el intento del Teatro del Infinito tal y como lo conocemos hoy en día. Nos permite experimentar otras máscaras sociales o adaptar nuestros roles habituales o las máscaras sociales que usamos todos los días y reactuarlos, introduciendo una nueva intención diferente a nuestra intención original.  Al poner esto en práctica, nuestra conciencia crece y aprendemos que nosotros mismos, como individuos somos una multiplicidad, igual que el infinito mismo y nos damos cuenta que luchar por mantener nuestro habitual rol cingular tiene menos importancia.

Nyei: Esta forma moderna del teatro tiene sus orígenes muchas generaciones atrás, con los naguales Elias y Amalia, quienes liberaron las secuencias de movimientos del contexto ritual que habían adquirido a lo largo de los siglos y así poder abordarlos         puramente como movimientos que nos ayudan a recuperar la energía propia natural.  Sus estudiantes, los naguales Julián y Talía (los maestros de don Juan), introdujeron la práctica de estos movimientos en el contexto del teatro y danza moderno. Hoy en día el teatro es accesible como práctica para cualquier persona que quiera       recuperar energía y repasar su vida de una manera alegre y atractiva que es algo que el teatro puede proveer.

Este teatro se puede actuar con o sin público.  Al interpretar un papel, nos volvemos conscientes de ese papel y del punto de encaje —el punto de orientación—y por lo tanto la percepción de los interpretes y el público, cambia.

Reni: Esto es lo que haremos durante el seminario en Londres.  Trabajaremos en pequeños grupos para actuar escenas de nuestras vidas, tal vez una de las escenas en el comedor e intercalarlas con series de movimientos, por ejemplo, la forma de la ballena o la mariposa, al igual que expandir la respiración y el cambio de conciencia que esto genera. El actor puede hacerse más consciente, al actuar y reactuar la escena, de la máscara social que lleva —las posturas que adopta—literalmente—y las suposiciones y juicios que pueda estar teniendo sobre su familia, colegas, amigos o de sí mismo.  Al observar esas posturas, juicios y suposiciones, uno puede empezar a superarlos y así obtener empatía y expandir la visión propia. Una vez que uno ha hecho eso —el campo propio de interacción ha sido alterado— y esas nuevas opciones están disponibles ahora para ser adoptadas en nuestra vida diaria.

Nyei: Esto libera una enorme cantidad de energía. Carlos Castaneda señaló que se requiere de mucha energía para “hacer” el “yo” de todos los días  —presentar, mantener, defender, restablecer el “hacer” de Susan o Jim o quien sea y el diálogo que le acompaña tal como:  “No envié la orden porque estaba esperando por usted”.  “Siempre hago todo aquí”, etc. etc.

Podríamos hallar un cambio, al actuar la escena en el contexto del Teatro del infinito: “Tuve la sensación que debía haberte llamado para hablar sobre la orden”. “En verdad aprecio la manera en que mi hermana/hermano/colega/jefe hacen el trabajo que yo no puedo hacer”. Etc.etc.

Reni: Y lo hermoso de este continuo cambio de percepción al actuar y reactuar la escena una y otra vez, es que el individuo y su vidente interno encuentran sus propias opciones —nadie les dice que tienen que hacer o les aconseja.  Es la obra de teatro y los movimientos de Tensegridad por sí mismos al igual que el apoyo de los otros actores,   que ayudan a la persona a despertar lo que don Juan llamaba el vidente interno —nuestro vínculo interior con el infinito. Y al seguir ese compás interior, nuestra propia vida y obra   de Teatro empiezan a tener más sentido y a generar más alegría.

  • ¿Puede hablarnos más sobre cómo esto puede ser usado y aplicado en la vida diaria? ¿Puede darnos ejemplos prácticos?

Reni:  Se puede ver esto en juego cuando, por ejemplo en el Teatro del Infinito usted interpreta su papel en una escena reciente que tuvo en la mesa de reuniones del trabajo. Pueda que note que esperaba que la reunión fuera tediosa y molesta. Pueda que hasta incluso hubiese estado imaginando de antemano los diferentes escenarios de las cosas tontas, sin sentido o de control que esperaba que los demás (y usted) dijeran. Cuando entra a la reunión, su respiración es superficial, sus hombros y quijada están tensos —está cerrado. Y no es sorprendente que encuentre la reunión tediosa y restrictiva y que  tan solo la haya tolerado y salido con los mismos juicios sobre sus colegas (y usted mismo) con los que entró. Y no se logró mucho.

Cambie ese estado, cambie su respiración, practique un movimiento con la intención de cambiar, adquiera y ponga en marcha una nueva acción, inspirada desde su vidente interno y reactue la escena de nuevo, esta vez pueda que note que la persona sentada a su lado, a quien ha juzgado como obstinado con sus ideas, simplemente quiere saber que sus ideas fueron escuchadas  —y entonces cuando respira mientras escucha y hace preguntas pertinentes mientras que él/ella habla, sus ideas se vuelven menos rígidas y está dispuesto a ajustar sus planes; o pueda que encuentre algo que le agrade de ese plan.

Luego cambie de nuevo con un movimiento, adquiera un nuevo intento, reactue su escena una vez más y tal vez note esta vez que si le brinda atención a los demás, ellos le prestan atención a usted.  Luego muévase, encuentre un nuevo impulso y note que su     reunión puede ser productiva si participa de una manera activa, intencional y consciente.

Otro punto es saber que nuestra historia personal y máscaras sociales no son la totalidad de nosotros mismos.  Somos seres que venimos de las estrellas – no tan solo los elementos de carbono de nuestra carne y ADN sino además nuestro aspecto energético         también. El saber a un nivel físico, emocional, mental y energético que tan solo somos viajeros en esta gran giratoria tierra, que mientras la visitamos acumulamos historias personales y máscaras sociales, nos permite soltarlas rápidamente y llegar a nuestra             esencia mucho más rápido y de la cual podemos percibir, experimentar y vivir.

Este es el valor principal del Teatro del infinito, ya que plantea una respuesta a la   pregunta: “Si soy capaz de interpretar tantos distintos papeles, entonces, ¿cuál es mi verdadero ser? Con la posible respuesta: “¡Ninguno!” o “¡Todos!”. Además, ¡no es la vida el mayor escenario o teatro de todos! En las palabras del inmortal Shakespeare –

El mundo es un escenario,

Y todos los hombres y mujeres simplemente actores:

Tienen sus entradas y salidas;

Y un hombre en su tiempo juega muchas partes…

  • ¿Existen historias memorables en los libros de los estudiantes de don Juan que ejemplifican este arte o práctica?

Nyei: Sí –el nagual Julián, quien era el benefactor de don Juan, le enseñó a sus aprendices a través del teatro que representaba en sus diarias interacciones con ellos.

Continuamente creaba escenarios o jugaba papeles para lograr lo que él quería que aprendieran. Por ejemplo: cuando el nagual Julián quiso llevar a don Juan a “encontrarse con el Espíritu”, anunció una fiesta.  Invitó a todos sus aprendices y a la gente del pueblo a la orilla alta del río, y tuvieron una fiesta completa, con banquete y comedias, danza, de todo. Y en un determinado momento el nagual Julián anunció que era el momento para que don Juan se “encontrara con el Espíritu” y sin darle previo aviso a don Juan, el nagual Julián levantó a don Juan y lo tiró al río el cual estaba tan alto en ese entonces que casi inundaba la orilla. “No te enfades con el río”, el nagual Julián le exclamó.  Y esta fue la manera como don Juan se hizo consciente de su cuerpo energético – su cuerpo gemelo, hecho de pura energía, su conexión con el infinito.

Él no podía luchar contra el río de la misma manera en que trataba de hacerlo con cada evento u obstáculo en su vida – así que cedió y se encontró a sí mismo en los dos: en el río y a su componente energético corriendo a lo largo de la orilla.  Había logrado lo que el nagual Julián se había empeñado en mostrarle, lo cual incluyó: que si él paraba de luchar contra la corriente de su vida, por así decirlo, una realidad transcendente se abriría a él.

Nuestra vida diaria es un teatro, dijo Carlos Castaneda.  La pregunta es —¿podemos ser artistas en ese teatro, conscientes de nuestra parte?— impecables, es decir mantenernos en nuestra integridad, sin importar lo que aparezca en nuestro camino. El origen de la palabra teatro proviene del Griego théātron, que significa lugar para ver. El nagual Julián continuamente encontraba o creaba escenarios en los cuales sus estudiantes podían ver o aprender algo. Y don Juan, hizo lo mismo, a su manera.  Al igual que nuestros maestros. Nos ponían continuamente en situaciones en las que teníamos que superar la idea de nosotros mismos y jugar otro papel, con el fin de tener éxito.

En mi caso, tuve que superar mi constante intento de jugar a ser el “genio”.  Carlos Castaneda fue implacable en hacerme notar esto. “¡Hola Nyei!” decía en frente de todos. “¿Cómo está la genio hoy?” Me tomó un tiempo poder reírme y empezar a entender, a reconocer lo que estaba haciendo y dejar de actuar como si fuera la persona más inteligente en la habitación.  Para ser eficaz en mi tarea de ayudar a dirigir seminarios, tuve que parar y aprender a escuchar. Jugar otros papeles.

Reni: En mi caso, tuve que superar mi tendencia a jugar el papel de la heroína víctima. Y se me sugirió no tan solo practicar muchos pases mágicos para efectuar el cambio, pero también asistir a la escuela de actuación. Así, con nada más que perder más que mi fabricado yo, lo hice, y después de jugar por muchos años los papeles de la heroína víctima -Blanche Dubois en Un tranvía llamado deseo, Joan en Santa Juana, y Laura en El zoo de cristal – papeles con los que me identificaba bastante, opté por cambiar mi carácter a esos de las mujeres exitosas y triunfantes que no fueron dejadas en la sala psique, quemadas en la hoguera o abandonas sin amor. Al jugar papeles muy similares al mío y después salir de ellos para luego reírme de mí misma al verme arrojada una y otra vez a actuar el mismo papel y actuar a mis maestros, mi punto de percepción se hizo más fluido en mi arte al igual que en mi vida: comencé a sentir el deseo de adoptar nuevos papeles.

  • El día después del seminario, habrá una excursión a Stonehenge.  ¿Cómo se conectan el seminario y el tema Teatro del Infinito con este monumento antiguo?

Nyei: Para nosotros es un vivo recordatorio del lugar donde venimos —construido por una cultura cuyo silencio interno les permitió experimentar y vivir en colaboración con las fuerzas de la naturaleza; uno puede sentir la enorme naturaleza vibratoria de lo que fue dejado allí— la vibración de esos monolitos, conectando la tierra y las estrellas, honrando sus estaciones y ciclos. Nosotros mismos cambiamos con esos ciclos y de la misma manera cambian nuestros papeles en la vida —pasamos de niño, hermano, padre/madre, sabio anciano— y a través de todo esto, nuestra conciencia crece.

Con respecto a Cleargreen, la Tensegridad, etc:

  • ¿Cómo ven la evolución de Cleargreen y su futuro? ¿Cuál consideran es el intento principal de este camino?

Reni: Nuestra misión en Cleargreen es la de apoyar el desarrollo y evolución de la Tensegridad —la versión moderna de lo que don Juan enseñó a sus estudiantes. Tensegridad es una palabra que Carlos Castaneda tomó prestada del arquitecto R. Buckminster Fuller, la cual se deriva de la combinación de tensión e integridad, las fuerzas que mantienen unidas las estructuras de tensegridad en la naturaleza, por ejemplo los árboles, o en la arquitectura por ejemplo la cúpula geodésica. Todas las partes de estas estructuras trabajan y se adaptan al unísono para que esta mantenga su integridad bajo cualquier presión externa. Las comunidades funcionan también de esta manera —existe una capacidad de adaptación que nos permite cooperar con integridad.

Así que en este momento, nuestro énfasis es apoyar a la comunidad de Tensegridad al apoyar los Facilitadores en Entrenamiento alrededor del mundo.  Ellos son una parte clave en la creación de comunidades globales conformadas por grupos locales que apoyan el acrecentamiento de la conciencia y que colaboran con el objetivo de ser más conscientes, estar más presentes, más vivos en las interacciones cotidianas.  Los aprendices de facilitador guían clases de Tensegridad a nivel local con este propósito.

Nyei: Y este es un elemento clave del intento principal de este camino: el tener la capacidad de vivir, trabajar y soñar juntos.  Esto proviene de cada uno de nosotros al practicar el arte de vivir con determinación y tan consciente y felizmente como podamos.

Reni: así que este es un camino para ayudar a cualquiera que lo siga a regresar a casa, a ellos mismos, volver a casa a su lado y naturaleza energética, lo cual a menudo pasa desapercibido y es rechazado en nuestra moderna, apresurada y “ansiosa” cultura.  Este es nuestro retorno a esa esencia en nosotros que nos da la libertad de percepción.

Ya que nuestro cuerpo energético se nos da a conocer cuando nos encontramos en estados de silencio; y desde ese estado empezamos a percibir mucho más que solo carros, edificios y trabajos.  Con nuestro cuerpo energético, trascendemos nuestra usual y ordinaria percepción, definida por nuestra historia personal.

Nyei: Podemos percibir, muy posiblemente, que el árbol fuera de nuestra ventana está pidiendo agua o irradiando afecto; o el jefe que etiquetamos como tirano es en realidad muy semejante a nosotros.  O que cuando sentimos el suelo con nuestros pies, estamos más presentes; que cuando respiramos en la luz del sol nuestro estado de ánimo mejora.

Reni: Esta es la magia de la Tensegridad – la habilidad que tienen sus practicantes de aplicar principios chamánicos para mejorar sus vidas diarias. Don Juan le dijo a Carlos Castaneda, “Sé de tu tiempo”.

Así que la libertad es algo que se práctica aquí y ahora, en este mundo moderno, en su ciudad, con su familia, en su trabajo, sean cuales sean sus circunstancias.  Es reconocer que así como nació de la fuente o el infinito, siempre puede conectarse con el infinito, sin importar si está en una prisión o un palacio. Si se mueve guiado por esa conexión, donde quiera que sea, usted es libre. ¿Quién podría pararle?

  • Actualmente, ¿tienen en sus planes escribir un libro sobre sus experiencias con Carlos Castaneda? Si es así, ¿cuándo será publicado?

Nyei: Sí— el próximo año, publicaremos un libro que transmitirá nuestras experiencias con nuestros maestros.

Facebooktwittergoogle_plus
Cleargreen, Inc.

Copyright © 1995-2017, Laugan Productions, Inc. Todos los derechos reservados. La reproducción total o parcial está estrictamente prohibida, sin la autorización expresa y por escrito del titular del copyright. Tensegrity®, Magical Passes® y Theater of Infinity® son marcas registradas.